miércoles, 12 de julio de 2017

Rave #34

Cómo se nota que el autor está disfrutando con ésta saga, unos villanos pre-final muy bien diseñados y a los que los personajes de acompañamiento del héroe despachan (no sin grandes costes personales). Los príncipes del mal han sido el enésimo relleno de un shonen, pero ha sido un relleno rápido y bien llevado.

Luego llama la atención la facilidad con la que se curan los personajes, esos elixires usados de la misma forma que las judías mágicas de Dragon Ball, con un héroe recuperándose de forma milagrosa… en fin, es lo que hay.

Y para terminar el inicio del enfrentamiento entre Haru y el villano, un villano que tiene tiempo para explayarse y cebarse un poquito con la pobre Elie.

De nuevo nos encontramos ante un tomo frenético, con unos secundarios dándolo todo y que termina con el principal entrando en acción. El autor sabe imponer un gran ritmo y dramatismo (recordemos que en ésta obra ha habido bajas ya) que hacen de éste tramo final algo realmente disfrutable.


Además, el dibujo demuestra una mejoría notable respecto al inicial, haciendo viñetas a página completa muy bien trabajadas y que nos ayudan a conseguir esa sensación de epicidad que tan buenos resultados le ha dado a la obra en éstos últimos tomos.
Publicar un comentario